jueves, 4 de febrero de 2010

LA DIRECCION DE LA ONCE CONTINUA LIQUIDANDO, CERRARÁ EL CENTRO DE TERUEL

CCOO considera que la actuación de la dirección de la ONCE es contraria a su finalidad social y sin ánimo de lucro, y mantendrá su movilización para exigir que se ponga fin a los cierres indiscriminados de centros. Para el sindicato, la ministra Trinidad Jiménez es corresponsable de la desaparición de la ONCE en provincias como Ávila, Zamora, Soria y Teruel, además de casi cien localidades más.

Manifestación en Madrid el 19 de diciembre de 2009.
La próxima desaparición de un centro provincial de la ONCE será en Teruel, donde está previsto el cierre de sus instalaciones a partir del próximo 28 de febrero, tras 70 años de mantener una íntima vinculación con la ciudadanía turolense.
Este nuevo cierre se une al producido en tres provincias castellanoleonesas (Ávila, Zamora y Soria) el pasado 1 de enero y a casi un centenar de cierres en localidades importantes de todo el territorio nacional, donde la ONCE tenía sede desde hace docenas de años, para la atención de las más de 65.000 personas ciegas o deficientes visuales que constituyen su base afiliativa. Estos cierres constituyen una importante pérdida de recursos para la prestación de servicios sociales a todas estas personas, a la ciudadanía en general y una pérdida patrimonial, dado que la mayor parte de estos locales son propiedad de la entidad y son vendidos.
La estrategia de la dirección de la ONCE, con el consentimiento de la ministra de Sanidad y Política Social que tiene la tutela legal de la institución, pasa por pedir a los ayuntamientos cesión de terrenos, durante un plazo importante de años, donde construir sus instalaciones (Centro de Recursos Educativos de Madrid, por ejemplo) o locales de propiedad municipal, para la prestación de sus servicios sociales. Transfiriendo así más costes a las administraciones, a pesar de que tiene cedida la explotación de parte del juego público, obtiene bonificaciones muy importantes sobre cuotas de la Seguridad Social, exenciones fiscales y subvenciones por contratación o para equilibrar pérdidas de explotación (160 millones de euros en los últimos cuatro años).
CCOO considera que la actuación de la dirección de la ONCE, con el consentimiento de la ministra Trinidad Jiménez, es profundamente antisocial, contraria a su finalidad social y sin ánimo de lucro y atenta contra los derechos de las personas con discapacidad visual y de la ciudadanía en general. Por lo que mantendrá su movilización, como continuación de la gran manifestación que realizó en Madrid el 19 de diciembre, para exigir que se reconduzca esta situación, se ponga fin a los cierres indiscriminados de centros y se retome el compromiso social que fue el motor institucional de la ONCE durante sus más de 70 años de vida.